José Ramón Jiménez, ingeniero de caminos, presidente del Grupo Tecopy, y zamorano de adopción desde 1983, conversa con el nuevo presidente de la Asociación de Empresas Tecnológicas de Castilla y León, analizando la situación de la comunidad autónoma y las posibilidades que ofrece el entorno rural con la tecnología como herramienta.

El máximo responsable de la Asociación de Empresas Tecnológicas de Castilla y León analiza la situación de la Comunidad autónoma y las posibilidades que ofrece el entorno rural con la tecnología como herramienta

En plena pandemia de coronavirus, en la época que ya se conoce comúnmente como ‘Era Covid’, el problema demográfico no ha perdido protagonismo, no en vano España es el país más despoblado del sur de la Unión Europea y solo el 5% de su población ocupa el 53% del territorio total.
La mitad de los más de 8.100 municipios españoles se encuentran en riesgo de desaparecer a medio o largo plazo por estar conformados por menos de 1.000 habitantes, según la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP).

El análisis en el ámbito provincial revela que más de una tercera parte de las provincias españolas disponen de un 70% de sus núcleos de población con un número inferior al millar de habitantes. Este es el caso de Soria, Zamora, Burgos, Ávila, Salamanca, Palencia, Segovia, Valladolid, Zaragoza, Teruel, Guadalajara, Cuenca, Huesca, León, La Rioja, Lugo y Orense (FEMP, 2017).

Desde 1999 hasta 2019, Zamora ha sido la provincia con mayor pérdida de población (32.111 habitantes), un tercio de los habitantes perdidos en Castilla y León. Las provincias de León, Palencia y Zamora figuran entre las cinco provincias españolas más vaciadas en este periodo.

La despoblación del medio rural -especialmente, en el caso de Castilla y León- se convierte así en un auténtico problema de Estado que exige una respuesta rápida, contundente y coordinada por parte de las diferentes administraciones públicas de nuestro país.

Una vez identificado el problema, se trata de vislumbrar y diseñar un conjunto de actuaciones urgentes e innovadoras que las administraciones públicas deben poner en marcha sin demora para frenar la constante sangría poblacional a la que se ven expuestos gran parte de los municipios de España y, en concreto, de Castilla y León.

En esa sangría, los más jóvenes adquieren, tristemente, la condición de protagonistas, al no disponer de las oportunidades necesarias que les permitan gozar de un futuro próspero en el entorno rural.

El presidente de la Asociación de Empresas Tecnológicas de Castilla y León e integrante de la Junta Directiva de Cecale, Agustín Lorenzo Gómez, expone la situación actual de Castilla y León y describe las oportunidades que ofrece el desarrollo de las telecomunicaciones, especialmente para el medio rural.

  1. Según los datos actuales, ¿cómo ve el futuro de Castilla y León, en general, y de la provincia de Zamora, en particular?
    Complicado e incierto. Es verdad que, a pesar de las favorables condiciones que tiene nuestra región, como talento, recursos y terreno, las políticas económicas e industriales que se están llevando a cabo no favorecen nada el crecimiento económico e industrial ni la fijación de población. Tampoco ayudan a retener el talento, lo que nos lleva a una pérdida del tejido económico, al éxodo de trabajadores y a un envejecimiento poblacional muy acentuado.
  2. ¿Qué tipo de respuesta deberían dar las administraciones?
    Una respuesta rápida y contundente porque el problema es gravísimo. Quizá lleguemos algo tarde, pero, aun así, se necesita una respuesta urgente que consiga revertir o, al menos, frenar la situación.
  3. ¿Considera que hay una oportunidad ahora para iniciar políticas de inversión que comiencen a reducir la pérdida de población?
    La oportunidad ha estado ahí siempre, pero, por diferentes motivos, o no se ha querido o no se ha podido hacer. Ahora, que nos lo estamos planteando, nos va a constar muchísimo más o, quizá, no llegue ni siquiera a ser viable, dada la pérdida y el envejecimiento de la población y la desaparición de multitud de empresas y negocios. En cualquier caso, nuestra obligación y la de nuestra administración es intentarlo.
  4. ¿Cuáles son los verdaderos problemas a los que se enfrenta el medio rural para poder tener un futuro próspero?
    La falta de infraestructuras en todos los ámbitos: comunicación, telecomunicaciones, infraestructuras que generen calidad de vida, sanidad, colegios y ocio, fundamentalmente. Por otro lado, la mala imagen que se da del ámbito rural. Se habla de despoblación, falta de negocios, sector primario anticuado y falta de servicios y todo ello provoca que, sobre todo, la juventud desestime esta forma de vida como una opción principal.
  5. ¿Qué necesidades tiene Castilla y León en cuanto a infraestructuras de telecomunicación?
    Todas. Por un lado, quedan todavía demasiadas zonas blancas sin cubrir, donde no hay ningún tipo de comunicación e, incluso, no llega ni siquiera la señal de televisión. Por otro lado, en una gran parte de las zonas cubiertas la calidad de la banda ancha es muy baja, impidiendo servicios a través de Internet de calidad. Además, donde hay cobertura, los servicios de calidad son de un precio desproporcionado.
  6. Por lo que se refiere específicamente al medio rural, ¿qué infraestructuras son más necesarias?
    Principalmente, comunicaciones de calidad, una banda ancha de calidad, con un mínimo de 600 megas, que pueda dar servicio a la población, a las administraciones y a los negocios. También harían falta infraestructuras, simplemente de comunicación de voz, donde solo llegan algunas compañías que no prestan servicio al conjunto de la población.
  7. ¿Qué oportunidades de negocio genera la digitalización?
    Para el sector tecnológico, muchas, ya que el concepto de digitalización es tan amplio, que todas las empresas tecnológicas tienen algo que aportar en ese sentido. Lo importante es que las empresas de Castilla y León trabajen con proveedores locales para que su esfuerzo económico revierta en la Comunidad autónoma y genere más riqueza en nuestra tierra. Las pequeñas y medianas empresas tecnológicas tienen mucho que ofrecer y están muy cerca. En cuanto al negocio de los otros sectores económicos, la digitalización de las empresas, pymes especialmente, dará lugar a grandes ahorros de tiempo, de costes, mejor atención al cliente, mejor gestión de sus recursos, mejor relación con sus proveedores y, en definitiva, una eficiencia en la empresa que, a corto y medio plazo, se apreciará notablemente, lo que supone una puerta abierta a nuevas oportunidades de negocio. Además, la mejora de las infraestructuras de comunicación con proveedores locales también sería una fuente de generación de negocio.
  8. Y ¿por lo que se refiere al entorno rural?
    Un medio rural digitalizado supone una oportunidad para una comarca o municipio. La creación de empresas con sede en zonas rurales o la reubicación de otras que montaron su sede en una ciudad ante la falta de oportunidades, supondría un incremento de los puestos de trabajo y, por ende, el crecimiento de la población, más gente joven viviendo en pueblos, más niños y más servicios adecuados a las demandas de los habitantes, desde bancos y escuelas hasta farmacias y supermercados, pasando por parques y establecimientos hosteleros, por ejemplo. La digitalización de las zonas rurales sería el punto de partida para combatir la despoblación de los pueblos.
  9. ¿Qué posibilidades ofrece la ‘España vacía’ desde el ámbito del teletrabajo?
    Depende muchísimo de sus infraestructuras en telecomunicaciones. Para poder disponer de teletrabajo, se requiere, como mínimo, una conexión a Internet fiable, rápida y regular. Actualmente, hay muchas zonas de Castilla y León que son puntos negros, en los que apenas hay cobertura y que, por la inversión que supone saltar las barreras orográficas y el reducido número de usuarios que se beneficiarían de ello, no son rentables para las compañías de telefonía y la Administración no está dispuesta a suplir esta carencia. A partir de ahí, la calidad de vida que aportan las pequeñas poblaciones, siempre y cuando estén provistas de los servicios básicos, como sanidad, salud y educación, es una gran oportunidad para muchas personas que quieren mejorar su calidad de vida, buscando un sitio tranquilo sin contaminación atmosférica, lumínica, visual ni acústica, pero siendo necesarios unos servicios mínimos.
  10. ¿Qué inversión sería necesaria para lograr la total digitalización de todos los municipios de Castilla y León?
    Es muy complicado hacer una estimación porque habría que analizar municipio por municipio, es decir, los más de 2.200 existentes en Castilla y León, pero no es tanto si se optimizan los recursos aprovechando las infraestructuras actuales y haciendo mejoras en ellas. La cantidad de nuevas infraestructuras no sería tan alta como puede parecer. Es un asunto de voluntad política.
  11. ¿Es necesario invertir en el desarrollo del concepto Smart Rural para mejorar los servicios públicos y las oportunidades en el medio rural?
    Totalmente. Va unido a lo ya comentado sobre las infraestructuras y los servicios necesarios que la población ha de tener para mejorar su calidad de vida.
  12. La llegada del 5G ¿solucionará estos problemas o abrirá aún más la brecha entre el medio rural y las grandes poblaciones?
    El 5G puede ser una gran ventaja si se aprovecha, precisamente, para dar cobertura dentro del ámbito rural. Es una tecnología relativamente económica si se saca partido a parte de las infraestructuras ya creadas y conseguimos que las compañías las compartan en los lugares más remotos, no teniendo que duplicar o triplicar las inversiones. Evidentemente, un despliegue importante de la tecnología 5G reduciría de forma significativa la brecha digital con el ámbito rural, si realmente se aprovecha.

Quizá le interese también

RUTA POR LA RESERVA NATURAL DE LAS LAGUNAS DE VILLAFÁFILA – ZAMORA

Las Lagunas de Villafáfila se encuentran al noreste de la provincia de Zamora. Constituyen…