Pasados ya más de tres años y medio de la puesta en marcha del proyecto de participación ciudadana y empresarial Zamora10, conocido por la sociedad zamorana, y, debido a la crítica situación generada por la crisis del coronavirus, ahora, con muchas más razones, Zamora y sus proyectos estratégicos, no pueden continuar asistiendo a un baile de dudas institucionales cuando la situación nos coloca al borde del abismo.

Muchos y diversos han sido los avatares de su andadura, fruto de una realidad política y social que a muchos no nos hace merecedores de la situación en la que nos encontramos. A pesar de las adversidades, Zamora10 es hoy una realidad convertida en 22 proyectos estratégicos para Zamora que sumados todos ellos, alcanzarían una inversión que superaría los 500 millones de euros. La teoría conservadora de una parte de la sociedad zamorana del: “por lo menos hacemos algo”, es sólo la excusa de la falta de ambición, ideas, capacidad y espíritu, qué, en esta tierra, deberíamos desterrar.

Zamora22, como hoy, podría definirse, es un Plan de Desarrollo local y provincial suficiente para ponernos todos en marcha. Ahora que las circunstancias nos obligan a ser realistas y pragmáticos, ahora, es el momento de reivindicar, con más fuerza que nunca, nuestros derechos. En este escenario de priorización de los proyectos, dentro de las 22 iniciativas, si los ponemos en marcha, tengan los zamoranos la seguridad, de que en el medio plazo, seguro que veremos los primeros rayos del crecimiento en el horizonte.

Zamora10 es un gran plan. Es un plan en el todo y en sus partes. Es un plan en el todo porque su conjunto aglutina ideas estratégicas que cubren: las infraestructuras, la reindustrialización, el sector agroalimentario, la repoblación, el comercio, el turismo, la cultura, la educación, la innovación, las comunicaciones y la digitalización.

La suma y puesta en marcha de todas ellas, generaría la creación de empleo y aseguraría el proyecto de reconstrucción.

Y es un gran plan en sus partes porque su metodología de una secuencia ordenada es real, pragmática y eficiente. Este planteamiento garantiza su eficacia porque persigue en su esencia el consenso de todas las sensibilidades para mejorar y favorecer el desarrollo de los proyectos en sus mejores condiciones.
Aunque la agenda de esta crisis provocada por el COVID-19, altere la secuencia de prioridades en la puesta en marcha del Plan General, la realidad del desarrollo de todos ellos, significa un escenario de ilusión y esperanza para Zamora.

En la actualidad, ya están en marcha los siguientes proyectos: La ampliación del Centro Logístico de Benavente, La Escuela Internacional de Industrias Lácteas, el Programa de cursos de Español para extranjeros, Las Rutas del Vino y la Marca Zamora.

En este momento son proyectos estratégicos, de urgente reivindicación, porqué contribuyen directamente a la creación de empleo: La Recuperación del Campamento Militar de Monte la Reina, La Atovía N-122 con su conexión hasta Alcañices, La unión Braganza – Puebla de Sanabria, La tramitación de licencias urbanísticas y e-Zamora Internet Rural, extensión y desarrollo en la totalidad de la provincia.

En otro orden, hay otro grupo de Proyectos estratégicos de carácter irrenunciable para trabajar en interno a través de la operativa de Zamora10, con el objetivo, a medio y largo plazo, de su puesta en marcha, y que son: La oficina de Captación de Inversiones, El Centro tecnológico y del Emprendimiento de los terrenos de Adif en Zamora capital, La Remodelación del Mercado de Abastos de Zamora, Plan Integral de Turismo, Dinamiza Zamora: motor de eventos y congresos, Encuentro Mundial del Queso y Zamora es +App.

Finalmente, un grupo de proyectos con un claro interés objetivo formado por: El Centro de Innovación del Ovino, El Centro de Arte Contemporáneo Baltasar Lobo, Zamora Gastroconcept, Zamora 1072 recreación del Cerco y Zamora Patrimonio de la Humanidad.

Todos representan un conjunto principal de inversiones sólido y necesario. Además, si le sumamos a este conjunto iniciativas tales como: La Estrategia Silver Economy liderada por la Diputación Provincial, el resultado final tendrá la categoría de un excelente, ambicioso y extraordinario: “Gran Plan para Zamora”.
Ha sido mucho el esfuerzo y largo el camino recorrido para llegar hasta aquí. Señores representantes políticos zamoranos: nuestra sociedad, no quiere más enredos ni plataformas de diagnostico porque desde Zamora10, donde todos participamos, y donde todos firmamos el protocolo de adhesión institucional, ya se han realizado. La sociedad zamorana quiere hechos.

Continuemos la inmensa labor en la que tantos hemos participado. Como en nuestro ánimo está el mejorar las cosas, sigamos trabajando desde la humildad y aportando nuevos proyectos, que nunca es tarde para construir y hacer crecer nuestro particular y necesario Plan de Desarrollo para Zamora.
Aquí hacemos falta todos. Ese fue nuestro punto de partida y lo sigue siendo. Hemos procurado establecer una eficaz forma de participación donde todos los interesados están perfectamente representados.

Las aportaciones creativas mejoran los canales de participación ciudadana, y por ello, la calidad democrática de nuestra representación, que respeta los principios básicos de nuestras instituciones y su independencia.

No importa quién y cuándo se hizo. Lo importante es que la metodología para llevar a cabo este Plan sea correcta. Si su funcionamiento es el adecuado, y todos participamos en el, es evidente que podemos mejorarlo. Si este plan termina teniendo una responsabilidad común, nos permitirá referirnos a él en todos los supuestos que sean necesarios.

Al final, todos juntos somos parte del resultado, y no tiene ningún sentido pretender generar nuevos Planes individuales que solo nos conducen a una pérdida de tiempo, qué, Zamora y sus gentes, no nos lo podemos permitir.

Tenemos que olvidarnos de cualquier protagonismo que pueda paralizar esta gran oportunidad, desde la consciencia de que esta pueda ser la última. Probablemente, si así fuese, tengan la seguridad de que aunque solo el tiempo de Dios es perfecto, está en juego en este tipo de decisiones nuestra responsabilidad individual y colectiva.

Aunque todos somos responsables, hay algunos que por su representación son más responsables que otros, por ello, hay que evitar perder este tren que circula desde hace más de tres años. No se olviden que el verdadero escudo social por el que se vertebran todos los proyectos con financiación pública, son producto del esfuerzo de miles de empresas y trabajadores del sector privado.

Pónganse en marcha, pues, es mucho el esfuerzo y trabajo que hay que realizar para la reactivación económica de nuestro territorio, y, no olviden, que esta reconstrucción, redundará en rentabilidad en el futuro en todos los órdenes: social, cultural, económico, etc…
Por todo ello, Zamora si tiene un plan, Zamora si tiene futuro…

Narciso Prieto Martin.
Politólogo y Sociólogo

Quizá le interese también

RUTA POR LA RESERVA NATURAL DE LAS LAGUNAS DE VILLAFÁFILA – ZAMORA

Las Lagunas de Villafáfila se encuentran al noreste de la provincia de Zamora. Constituyen…